Ultimas rese?as

lunes, 11 de agosto de 2014

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de Albert Espinosa

Oficialmente puedo decir que terminé de leer todos los libros escritos por Albert. Ahora puedo considerarme una fanática oficial (?).
Algo que note a lo largo de estas tres novelas/ cuatro libros es que cuando empiezo uno de sus libros no puedo poner mucha pausa a la lectura. Incluso cuando dejo el libro por un rato y me voy de paseo, o a comer, o a bañarme, lo que sea, es como que parte de mi mente sigue pensando en la historia que desentraña el libro. Quizás es por eso que me guste tanto. Este libro lo leí en una tarde. Son doscientas páginas, o sea, es corto pero a veces un libro corto puede ser interminable. No me pasa con estos, aunque soy impaciente por llegar al final, porque soy impaciente (?). 
Había leído algunas críticas poco favorables de este libro con respecto a los otros de Albert... Sin embargo, me gusto más. De las tres novelas que escribió, creo que está en el medio, primero viene "Brújulas que buscan sonrisas perdidas", después este y por último (en cuando a novelas, repito, no incluyo a El Mundo Amarillo entre ellas), "Si me dices ven, lo dejo todo... Pero dime ven". 
Y no puedo evitar decir que no veo las horas de que salga otra novela de Albert. Me haría feliz.



Sinopsis 

Marcos acaba de perder a su madre, una reconocida bailarina que le ha enseñado todo en la vida, y decide que su mundo ya no puede ser igual sin ella. Justo en el momento que va a dar un giro a su vida, una llamada de teléfono cambia radicalmente los acontecimientos."Mi don"es difícil de explicar. Cómo aprendí a utilizarlo e s mucho más extraño de relatar. Pero deseo hacerlo. Deseo contároslo. Hay cosas, detalles pequeños que forman parte de uno mismo y hacen que seas como eres. Y el don era algo que me definía. Aunque lo utilizaba poco. Hacía que me sintiera más vivo.

Opinión personal


Creo que entiendo porque a algunas personas les puede no gustar. Creo que tiene que ver con los temas que se tratan en el libro. Se habla de amor, aunque no el del tipo convencional. Se habla de sexo, aunque no se lo practica. Se habla de cuerpos, de partes, de dolor, de lágrimas. Los viajes al pasado están presentes como en todos los libros de Albert, aunque no son tan largos y profundos. Se habla de una libertad en una sociedad ficticia donde todos son presos de sus decisiones, y en contraposición a la realidad donde nadie es lo suficientemente libre para decir algunas cosas o para vivir cosas que suceden en la novela. 
Me gusta mucho como el protagonista vive su propia naturaleza, y más aún como su madre la vivía. Me gusta mucho como el personaje de la madre puede diferenciar su cuerpo del sexo, cosa que quizás algún que otro lector no sepa distinguir o no se sienta cómodo con alguna situación que suceda en el libro.
La historia es muy bella. Carece del realismo que tienen alguna de sus otras historias, pero no puedo ser hipócrita y decir que no me gusta el toque de ciencia ficción que tiene el libro... Es más... ¡Me encanta! Y esta llena de frases preciosas y memorables, que me daban ganas de cerrar el libro (aunque no podía cerrarlo ni sacarle los ojos de encima) y abrazarlo por ser tan bonito. 
Personalmente creo que es un libro distinto, me gusto mucho y lleno mi tarde dominguera de un lindo rato (lo leí el domingo, aunque la reseña salga publicada el lunes, la programo para mañana porque ya había una programada para hoy). Hace que ame aún más a Albert, sus palabras y a la persona que esta detrás de ellas, ya que el hermoso prefacio de esta novela esta escrito por alguien que lo conoce y lo quiere, y consta de una descripción de una persona a la que admiró tanto profesionalmente como en lo personal. Pulseras arriba! 

Frases preferidas



  • Me gusta dormir, quizá es lo que más me gusta en esta vida.
  • Desde pequeño he pensado que dormir te aparta del mundo, te hace inmune a sus ataques. La gente sólo puede atacar a los despiertos, a los que están con los ojos abiertos. Los que desaparecemos en medio del sueño, somos inofensivos.
  • No pretendo ser el mejor. Únicamente quiero volar tan algo que nadie pueda alcanzarme. No para demostrar nada, sólo quiero llegar a donde se llega cuando entregas tu vida entera y todo lo que eres a una única cosa.
  • Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos.
  • Tenemos miedos. Todos tenemos miedos, aunque lo bueno de esta vida es que casi nadie nos pregunta cuales son los nuestros. 
  • Aunque la gente miente tanto... Casi nadie se queja de un viaje que le ha costado mucho o de una entrada de un concierto que le ha costado un riñón. Lo que cuesta tiene un plus que hace que deba gustarnos o, de lo contrario, ocultar que nos desagrada. Nadie es tan tonto para putearse y encima pagar por lo que le putea.
  • Decía que los puntos finales facilitan la vida a la gente. Los puntos aparte y los suspensivos incrementan la inteligencia. 
  • Los deseos ocultos son el motor de la vida. 
  • Es duro perder a la persona que más te ha querido. 

Recomendado


Para los fanáticos de Albert, para coronar su fanatismo y para entretenerse con una hermosa historia. 



5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que tiene una pinta genial.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! La verdad que es genial, yo esperaba mucho menos de este libro... Ahora me doy una vueltita!

      Eliminar
  3. Tengo muchísimas ganas de leer esta novela. Quizás la próxima vez que lo vea en la librería, lo compre :3


    Te taggeé en este Tag de preguntas: http://lectoresenelanonimato.blogspot.com.ar/2014/08/tag-de-preguntas.html

    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me paso y me pongo manos a la obra! Gracias por pasarte!

      Eliminar