Ultimas rese?as

domingo, 8 de noviembre de 2015

Lola y el Chico de al Lado, de Stephanie Perkins

¡Hola a todos! Cuando el año pasado leí Un Beso en París, fue un libro de esos que se convierte en algo especial. Si bien es una novela romántica, es de esas que te hace sonreír sin razón, por el simple hecho de existir... Desde entonces estuve buscando su "continuación", por llamarla de alguna manera, Lola y el Chico de al Lado. Luego de mucho tiempo, de idas y vueltas, de encargarlo sin suerte en la librería, etc., al fin lo reeditaron y lo trajeron de nuevo, por lo que pude conseguirlo (creo que lo compré por internet, pero de esto pasaron meses). El otro día decidí leerlo (hace como un mes casi), ya que fue una especie de regalo por haber terminado con una ronda de exámenes. Les debía la reseña y ahora la traigo, antes que se diluya aún más el recuerdo de este libro en mi atribulada memoria.


Título: Lola y el Chico de al Lado (Un beso en parís #2)
Autor: Stephanie Perkins
Año de Publicación: 2011
Páginas: 399
Editorial: Plataforma Neo (representada en Argentina por Ediciones Gránica)
ISBN: 978-84-15750-53-6
Sinopsis: Para la diseñadora de moda en ciernes Lola Nolan, las prendas de ropa más llamativas, más brillantes, más divertidas, más salvajes, siempre son las mejores. A pesar de su estilo extravagante, Lola es una hija ejemplar y una buena amiga, y tiene grandes planes para el futuro. Todo en su vida parece bastante perfecto (incluso su guapísimo novio roquero) hasta que los gemelos Bell se mudan de nuevo a la casa de al lado. Cricket Bell ha vuelto y quiere arreglar los problemas del pasado. Y Lola deberá reconocer sus verdaderos sentimientos hacia él.



Opinión Personal


Siempre es un placer leer libros que nos hacen sonreír. Creo que es una parte importante del encanto, el poder olvidarse de un rato de los problemas y de las cosas que nos mantienen con un poco de ceño fruncido y cosas así. Creo que eso es lo que, al fin y al cabo, convierte a las historias de esta autora en mi favoritas, y a esta autora de mis preferidas y un must a la hora de ver un libro suyo en las estanterías. 
Algo que tiene Stephanie Perkins es una sensibilidad increíble a la hora de contar las historias. Son muy realistas, por lo que parecen como algo que un conocido pudiera vivir. Me gusta que incluya mucha diversidad en sus personajes (los padres de Lola son gay, además que, al vivir en San Francisco es... Bueno, por algo la consideran la capital gay). Es francamente delicioso ver a San Francisco por medio de este libro, capaz de mostrar todos sus variopintos colores, y se hace sumamente entrañable una ciudad que está a kilómetros de distancia. Además, nos esos personajes tan maravillosos que crea, siendo capaz uno de compenetrarse con ellos y convertirlos en amigos por lo que dura el viaje de la historia y un poco más también. Al fin y al cabo un libros de esos que te dan ganas de abrazar, para no extrañarlos y que se queden con uno para siempre. 
La historia parece totalmente sencilla por lo que se lee en el argumento. Pero quiero recalcar que en las historias de esta autora nada es sencillo, por la enorme variedad de matices que esconde, la importancia que se les da a los personajes como personas más allá de ser creaciones en un papel. Al tener unos personajes tan originales y profundos es casi imposible una historia sencilla, ya que sabrán dar color al lugar en donde estén. 
Creo que no exagero cuando digo que lo más maravilloso de estas historias son los personajes. Tiene cierto encanto que los personajes sean tan particulares, porque es, en cierta forma, como que incluye a quienes por ahí no cumplimos con cierto estándares que vaya a saberse quien los inventó o quien los impuso, ya que muchas veces son pocos quienes los cumplen. Es maravilloso que las minorías, los que amamos el cine, los libres, las cosas raras en donde vemos belleza a pesar que el resto no, los que amamos crear, soñar, creer estemos en los libros, sin ser el cliché de la chica que lee y se cree y asume distinta al resto del mundo, sino que tengan historias que no sean perfectas y que no sean perfectos ellos, demostrándonos que la perfección es algo que está sobrestimado. Lola y Cricket están llenos de sus particularidades. Lola, con su particular vestimenta, que la define de una manera que no se da cuenta, logra llevar algo de alegría y perspectiva para ver las cosas diferente a donde quiera que vaya. Cricket, con su sencillez, su sonrisa y sus recordatorios con marcador negro, logra equilibrar y robar sonrisas a quien se cruce en su camino (y ahora puedo sumar a Stephanie Perkins a mi lista de culpables de porque tengo altas expectativas en lo que a hombres respecta, Ètienne St Clair y ahora Crickey Bell...).
El final es precioso. No me hubiera quejado si tuviera un par de páginas más, ya que siempre es un poco doloroso despedirse de personajes con los que lograste identificarte tanto... Si bien siempre queda la promesa tácita de volver a encontrarlos en una relectura o, en este caso, en el siguiente libro de la trilogía, uno extraña un poco a estos personajes (personas, amigos) tan maravillosos que hemos encontrado en las páginas de un libro. 

Frases preferidas

  • Es fácil habla de aquellas cosas que odiamos; pero, en cambio, muchas veces es difícil explicar con exactitud por qué nos gusta algo. 
  • Son de ese color azul que te sobresalta cada vez que miran en tu dirección. De ese azul que hace que te mueras de ganas de que te miren otra vez. No son de un color azul verdoso ni azul grisáceo, sino azules. De ese tipo de azul que sólo es azul.

Recomendado

Si leíste Un beso en París, la recomendación no es necesaria. Si no lo leíste... Te recomiendo que los leas, porque... ¿Hay algo más hermoso que un libro te haga sonreír solamente por existir?

5 comentarios:

  1. Es una autora que tengo pendiente leer.
    Ojala pueda leer estos libros pronto.
    Buena reseña

    ResponderEliminar
  2. Hola Luz!
    Adoro esta serie. Este año me leí Isla y lo amé y fue el mejor final que se le podría haber dado. Aunque es cierto que los voy a extrañar y el único consuelo es releerlos.
    Lola me gustó, pero el final me pareció demasiado hormonal. Y de los tres mi favorito va a ser siempre el primero. Espero que puedas leer el de Isla pronto y termines amando un poco más la serie.
    Ya extraño a todos los personajes y a veces me dan ganas de maratonearme los tres libros.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  3. Aig, a mi este me gusto bastante poco :P Bah, el problema fue Lola. Si no fuera por ella, tal vez me hubiera encantado, pero odié que no parara de mentir y se quejara que los demás no confiaran en ella u.u Aun así, Cricket y lo demás fue bastante tierno :)
    Beoss !

    ResponderEliminar
  4. Terminé esta trilogía el mes pasado y extraño tanto sus personajes... amo a cada uno de ellos. Stephanie sabe como hacer para que cada uno de sus libros te lleguen al corazón y te hace tener ganas de leer todos sus libros o incluso lo que escribe en las servilletas.

    En el caso de que todavía no hayas leído Felices por siempre jamás te diría que no pierdas ni un segundo más y si ya lo leíste, espero que te haya encantado taaaaaaaaaaanto como a mi.

    Un beso enorme, tu compañera de Booktubers desvariados,
    Flor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Lulu! Los libros que te hacen sonreír son especiales. Mirá, últimamente no ando con ganas de leer libros pero este parece estar buenísimo. Capaz le de una oportunidad algún día, no parece mal. Además a veces algo dulce con un par de risas no está mal (?) -por más seca que sea bue jaja-.
    Un gusto leerte :)

    Saludos!
    Aylu.

    ResponderEliminar