Ultimas rese?as

sábado, 30 de julio de 2016

Un gato callejero llamado Bob, de James Bowen

¡Hola a todos! Ya estamos en el último fin de semana de este receso invernal que era para estudiar y que si bien estudie (poco y nada, para ser sinceros), aproveché el tiempo para leer como si no hubiera mañana, y engancharme con series al punto de enviciarme un poco... Pero, con lecturas tan interesantes y adictivas como esta, ni siquiera el cansancio después de 4 episodios seguidos de la serie que estoy viendo me impidió quedarme hasta terminar el libro (cosa que ocurrió a las 4:35 de la mañana del viernes... Al día siguiente 9 de la mañana estaba despierta... ¿Quién necesita dormir?).


Título: Un gato callejero llamado Bob (Bob the Cat #1)
Autor: James Bowen
Año de Publicación: 2012
Páginas: 254
Editorial: Editorial El Ateneo
ISBN: 978-950-02-0790-4
Sinopsis: Cuando el músico callejero James Bowen encontró a un gato pelirrojo herido acurrucado en el descansillo de su piso, no podía imaginar hasta qué punto su vida iba a cambiar. James vivía al día en las calles de Londres y lo último que necesitaba era una mascota.
Sin embargo, no pudo resistirse a ayudar a un gato tan sorprendentemente listo, al que rápidamente bautizó como Bob. Enseguida los dos se hicieron inseparables y sus variadas, cómicas y, ocasionalmente, peligrosas aventuras acabarían transformando las vidas de ambos y curando las heridas de sus turbulentos pasados.
Un gato callejero llamado Bob es una emotiva e inspiradora historia real que ha llegado al corazón de miles de lectores, primero en Gran Bretaña y ahora en el resto del mundo
¡Muchas gracias a Editorial El Ateneo por el ejemplar!


Opinión Personal

Desde el momento en que terminé este libro, supe que esta reseña tendría un sabor especial, un sabor demasiado personal. No soy una gran fanática de hacer ese tipo de reseñas: me gusta mantener la objetividad al máximo, ya que, al fin y al cabo, mis experiencias de vida no son similares a las de la gente que se toma el trabajo de leerme. Son experiencias un tanto complejas y que a veces prefiero guardarme, en parte porque muchas veces no me han sabido comprender y duele que te digan cosas feas como que sos una persona que no tiene demasiada capacidad de resiliencia, cuando uno sabe que caminos ha caminado y cuanto ha soportado y que se levanta todos los días, sin importar que, sin importar como, porque sabe que puede sobrevivir a lo que venga, sin importar que tan grande sea el dolor. Así somos los humanos, y, en palabras de Magnus Bane "You endure what is unbearable, and you bear it. That is all."
Sin embargo, esta reseña es difícil de hacer de un modo 100% objetiva. Así que empecemos, al menos con la historia que les quiero contar. Hace unos años, mi mamá estuvo grave. Grave de que el médico insinuara que se iba a morir (y lo hizo repetidas veces). Estaba muy deprimida, y por eso estaba muy desnutrida. Parecía imposible... Pero fue posible. Fue posible que se mejorara, poco a poco, con un gigantesco esfuerzo por parte de todos, y probablemente mío más que de nadie. Ese año dejé la facultad para cuidarla, porque siempre hay prioridades, y ella fue la mía. Hacia enero del año siguiente, llegaría la última pieza de rompecabezas para que mi mamá mejorara aún más, y quizás muchos de ustedes lo conozcan de mis fotos: Motoneta. Ese gato nacido de una gata que una amiga juntó de la calle llegó a esta casa y a la pieza de mi mamá, a esa cama de la que apena salía, a cambiar todo. No puedo describir el modo, pero fue lento. Como Bob con James, Moto le dio a mi mamá un motivo de levantarse, de ver sus gracias... Fue lento, pero sé que tuvo mucho que ver. Es el primer gato que tenemos en casa, y no puedo negar que generó un gran cambio en el ambiente de todos. Disfruto mucho leyendo o reseñando con el cerca o durmiendo sobre mi falda. Siempre se sienta encima de mis apuntes cuando cree que tengo que tomarme un descanso. Duerme pegado a mi mamá en invierno, para mantenerse calentito. Se para delante de todas las computadoras cuando requiere mimos, aunque esté interrumpiendo algo sumamente importante, pero te hace sentir querido, aunque a veces me tome el pelo y me haga perseguirlo por toda la casa. Junto con Rumba forman una hermosa pareja de mascotas, que más que animales de compañía son familia. 
No estoy demasiado habituada a leer autobiografías, ni siquiera noveladas... Probablemente porque se aun género que no es demasiado popular, pero decidí leerlo porque en un tiempo saldrá la adaptación de esta historia y quería estar preparada. Conociendo la historia del autor, me sorprende mucho su capacidad para contar su historia de este modo tan sencillo y ameno, que me hizo perderme por completo en el relato y a veces olvidar que se trataba de una autobiografía. Me gustó que fuese capaz de mostrase con sus fallas y aciertos, cuando muchos otros con historias bastante menos trágicas barren toda la mugre bajo la alfombra. Su persona me generó una enorme cantidad de empatía: ya que pude sentirme en su lugar y compartir sus planteos ante las situaciones con las que debía enfrentarse. 
Es una de esas historias donde la ficción no logra superar a la realidad. Para todos aquellos que no aman a los animales: lo siento. Lo siento por ustedes porque los animales cambian vidas, más de lo que ustedes son capaces de entender, y de verdad me generan pena. Si desconfían de mí, miren como Bob, un simple gato, supo quien lo necesitaba y de quien necesitaba y se encontró con su compañero de vida. Los animales eligen a sus dueños. Y nosotros también los elegimos, algunas personas un poco más superficiales por su apariencia... Otros por carácter, y algo de instinto: (me habían advertido que Motito era bastante inquieto, por eso me pareció una excelente elección; y Rumba se ganó mi cariño porque le dio bola a mi especial llavero). 

Bob es un gato que me enamoró. Necesitaba apachurrarlo un poco. No puedo menos que emocionarme con el gran cambio que hizo en la vida de James... Bob es la segunda oportunidad que todos merecemos, y ojalá siempre tengamos a un Bob en nuestra vida.
El final no plantea grandes incógnitas, ya que la vida sigue, pero si me deja con ganas de saber más de este particular dúo que llena de colores las calles de Londres. Algo me dice que pronto atacaré El mundo según Bob, y espero pronto llegue la tercera parte al país... Bob ya está en mi corazón, y no puedo negarlo.

Frases Preferidas

  • Según una famosa cita que leí en alguna parte, a todos se nos ofrecen segundas oportunidades cada día de nuestras vidas. Están ahí para que las tomemos, pero simplemente no lo hacemos. 
  • Los gatos son increíblemente quisquillosos sobre las personas que les gustan. Y si a un gato no le gusta su dueño, le dejará y se buscará otro. Lo hacen constantemente. Se largan y viven con alguien diferente. Verme con mi gato me hacía más agradable a sus ojos. Me humanizaba, sobre todo después de haber estado tan deshumanizado. De algún modo, me devolvía mi identidad. Había sido alguien inexistente; y ahora volvía a ser de nuevo una persona. 

Recomendado

A los que aman los gatos y a los que no conocen la bendición de tener uno (o mascotas en general).

7 comentarios:

  1. Hola Luz!
    Este libro siempre me ha producido una sensación agridulce.
    No conocía demasiado de que iba pero me generaba cierta ambigüedad.
    Amo los gatos y sabía que por ese lado lo iba a adorar pero desconocía si el libro tiene un costado triste, que no me gusta leer. (Hay cosas triste que si me gusta leer por masoquista y otras que no)
    Y por otro lado las historias de superación personal, discúlpenme pero no me gustan. No se porque, en general me producen mucho rechazo, (Imaginate que unas de las películas que más odio es "En busca de la felicidad") y nuevamente no sabía si esta historia iba por ese lado pero imaginaba que si y ahora lo confirmo un poco.
    ¿Conclusión? No lo se. Quizás supere mi rechazo inicial y me enamore de Bob y de James y de su historia. O prefiera mantenerlo en mi imaginación como un hermoso Bob nada más.
    Hay libros, historias que me generan rechazo sin motivo, sin razón. En este cuenta la ambigüedad , sin Bob no lo leería pero sin Bob no habría historia.
    Y ya me colgúe hablando... creo que voy a guardar este comentario por si algún día lo leo y reseño porque ya me generó muchas palabras de antemano jaja.
    Un beso y gracias por compartir una parte más de tu vida, hay gente que prefiere no exponerse y está bien, pero otras veces es necesario explicarse para dar a entender. Porque las lecturas nunca son 100% objetivas

    ResponderEliminar
  2. Hola Luluz. Creo que no tiene nada de malo dejar filtrar un poco de subjetividad en las reseñas, contar algo de nuestra intimidad o relacionar la historia con algún suceso que nos haya marcado. No leí este libro pero amo los gatos, son los animalitos que más me agradan (siempre me duran poco, por alguna extraña razón quizás en mi anterior vida no fui muy buena y no los merezco jaja). Tampoco entiendo las personas que no aman los animales, en especial estas hermosuras.
    A mí sí me gustan las historias de superación personal. Claramente que no se confundan con auto-ayuda en su plenitud que para mí tira más para otro lado y ahí sí siento que me imponen una especie de ''receta'' para sonreír de nuevo. O pasos para ser feliz. Eso para mí no existe. Pero en este caso sí que tiene más de realidad que de ficción, como decís en la reseña. Porque los gatitos existen y están para alegrar más de una vida.
    ¡No sabía que habría adaptación de este libro! Estoy hiper segura de que en un santiamén estarás leyendo la segunda parte xD
    PD. ♥Motoneta pasión♥ (creo que hubiese estado muy bueno que incluyeras alguna foto de él en esta entrada en particular, pero es sólo una impresión mía)
    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Bien, no creo que este libro tenga lo que yo estoy buscando pero admiro lo que te hizo sentir porque no tiene por qué ser la mejor historia o estar narrada de la mejor forma, para ser un libro que te cambie la vida o, simplemente, te deje una marquita y lo mantengas en tu corazón.

    Que lindo que puedas contar la recuperación de tu mamá y que, en parte, la asocies con la llegada de un animal a tu casa. Yo creo que si a una persona no le gustan los animales, directamente no tienen sentimientos. Ellos son lo más hermosas que hay y pueden estar llenos de defectos (y lo digo porque mis tres perros lo están) pero nunca, nunca se alejarán de uno, son el único ser viviente realmente fiel, para mis ojos.

    Volviendo al libro: no lo voy a leer, pero espero que quienes lo hagan lo disfruten de esta forma.

    ¡Un beso enorme para vos, tu mamá y tus mascotas! Cuídense mucho.
    Flor - Flor de tinta azul.

    ResponderEliminar
  4. Hola!Como estás? Yendo a lo superficial, me encanta la simplicidad que tiene, pero al mismo tiempo me parece totalmente linda...
    Los gatos no son mi especie favorita, generalmente no nos terminamos de llevar bien.. En cambio, conecto en seguida con los perros. Las mascotas(como compañeros de vida) son un dulce lujo de la vida misma...
    Se me hace increible que te hayas animado a contar algo tan personal como lo que te pasó... Me parece que sos súper fuerte y el momento que pasaste fue mucho más que dificil..
    Yo seguramente no hubiera tenido el coraje para contarlo, ni siquiera pasados unos años, a todo el mundo dispuesto a leer.. Por eso dije "increible"...
    Nos leemos!
    Naty de losdevoralibross.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Me dejaste totalmente impresionada tanto con el libro como con la historia de tu gato y tu mamá. La verdad es que tienes toda la razón, los animales nos cambian la vida. Realmente no puedo pasarme ningún día sin saludar a mis tres perros, uno siempre viene a saludarme a la mañana y los otros dos solo piden mimos jajaja igual los amo <3
    Me encanto tu reseña y espero que tu mamá se encuentre muy bien ahora mismo :) <3
    Nos leemos, besos

    Val de "Mis Ojos en los Libros"

    ResponderEliminar
  6. Hola Luz! La verdad es que me dolió bastante leer esta reseña porque yo tuve la misma experiencia con mi mamá hace dos años, sólo que después de todo el esfuerzo y los sacrificios que hicimos todos (incluida ella), su enfermedad pudo más y se la llevó. No es fácil vivir sin una madre, así como no es fácil pasar por las experiencias que creo que ambas debemos haber vivido, al menos de manera parecida.
    Y, como vos, nosotras también tuvimos un animalito que no se despegaba de la cama de mi mamá, y que se acercó a darme besos en la cara cuando finalmente ella se fue: Fidel, mi perro. Es increíble la fuerza que pueden darnos los animales y cómo pueden sacar sonrisas cuando parece que nada podría hacerlo.
    Me voy porque no quiero vaciar la caja de Kleenex acordándome de todo esto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola! La verdad no es el tipo de libro que yo leeria pero si me sorprendio (gratamente) saber que te sentiste tan identificada con la historia y, tranquila, la subjetividad a veces es esa pizca que le da lo mejor a la reseña. Al fin y al cabo, los libros tienen que gustarnos de una manera subjetiva, sino pasan sin pena ni gloria.
    Los animales tienen eso que pueden hacernos sentir bien hasta en los peores momentos, no pueden decir nada pero a la vez lo dicen todo.

    Un beso!

    ResponderEliminar