Ultimas rese?as

viernes, 20 de octubre de 2017

Corazonadas, de Benito Taibo

¡Hola a todos! Tengo que escribir esta reseña. Si bien tengo otros libros de antes que debería reseñar, siento el impulso y la necesidad de hablar de este libro. Y, siendo sincera, es todo culpa de Benito, que con sus palabras atraviesa todo. La distancia, las barreras, la tristeza... Todo. 


Título: Corazonadas
Autoras: Benito Taibo
Año de Publicación: 2016
Páginas: 160
Editorial: Planeta
ISBN: 978-950-49-5474-3
Sinopsis: Encontré la caja por pura casualidad; era pequeña y estaba firmemente atada con un cordel azul. Con marcador negro, en la tapa, tenía impreso el nombre del propietario: Paco. Así, sin apellidos, sin ninguna advertencia de no tocar o frágil o material peligroso.
Dentro podría haber cualquier cosa, desde mariposas disecadas, un huevo de dinosaurio, el mapa de una isla misteriosa o una pluma de pájaro dodo. Sin embargo, contenía cuadernos. verdes y delgados, de esos que se podían comprar antes en cualquier papelería y que hoy ya no existen. También encontré dos piedras. Una blanca y otra negra. Él y yo. Nosotros. Una tarjeta firmada lo coronaba todo: «Viernes: Haz con ellos lo que quieras».
Comparto con ustedes uno de ellos. Se llama Corazonadas. Está escrito por mi tío Paco, el hombre que de muchas maneras me salvó la vida y logró convertir lo ordinario en extraordinario.  

Opinión personal 

Más de un año transcurrió desde que leí Persona normal pero las sensaciones que me transmitió parecen no haberse desvanecido ni un poco. Luego de ver a muchas personas asistir a los encuentros con Benito, decidí endeudarme un poco más con el banco que en algún momento de inconsciencia me dio una tarjeta de crédito y que desde entonces tiene más pasadas por la librería que yo. Así que entré en una librería a buscar este libro, sin éxito, tenían solo Cómplices, pero no era lo que yo quería, de manera que me fui a la librería de enfrente donde tampoco lo encontré por mis propios medios, y la librera logró encontrarlo luego de unos 15 minutos. Casi me crecen raíces esperando. 
Pero me fui, exitosa con mi libro. Busqué protegerlo con lo poco que tenía de las pequeñas gotas residuales de lluvia (maldita política de no bolsas) y desde que llegué a casa no pude dejar de tocarlo, acariciarlo, olerlo. Hasta la noche, donde decidí caer en la tentación y sumergirme en sus páginas, con miedo de los sentimientos que me pudiera generar. Si, miedo... Puede sonar raro, pero Persona normal me había descolocado bastante, me había sacado un poco de mi centro y por supuesto, me había hecho llorar como una marrana por la belleza de la historia, de los libros de los que se habla, y de ese amor por los libros, por la vida, por caminar de la propia forma que transmitía. Esperaba algo similar de este libro y, por suerte, no me defraudó. 
Desde la primer página, donde empieza ese Preámbulo necesario escrito por Sebastián, sentí como resurgía todo mi cariño por este autor. Nos deleita una vez más con una narrativa tan sencilla que es especial: no se rebusca, no complica lo simple, busca transmitir pura esencia, pura vida. Es imposible no empatizar con estos personajes, y creo que la perspectiva de Paco, o el tío Paco como me sale referirme a él, que es un poco tío de todos los que leímos el libro; es no sólo necesaria sino que obligada. Revivir a través de los ojos de este ser único como esta familia de dos crece junto con Sebastián, que termina convirtiéndose en una persona «rara», tan única como su tío.
Y no me canso de repetir que raro es diferente, y que diferente es bueno. No seamos ovejitas rumbo al matadero. 
La historia no difiere en grandes rasgos de la narrada en Persona Normal, pero si embargo el cambio de perspectiva funciona como una especie de condimento para la revisita. Paco no estaba más preparado que Sebastián para sumergirse en esta nueva forma de familia, pero lo hace por amor a su hermana, que por algo lo habrá pedido así. La forma en que llega a su método de crianza me emociona incluso mientras la pienso al escribir esto: es tan simple, tan básica y tan necesaria que no hay cosa que pueda salir mal, y no importa cuantas locuras hiciera en el trayecto, nada es tan importante como eso (que espero lo descubran por si solos en las páginas de este libro).
Ver a Sebastián a través del cariño del tío Paco solo sirvió para aumentar mi cariño por él. Verlo crecer, para convertirse en el tipo de persona que luego se convertiría y que conocemos por Persona Normal y el Preámbulo necesario que encabeza este libro. Es como que me permitió conocer una nueva dimensión suya. En cuanto a Paco, básicamente lo mismo, pero no sólo aumentó mi cariño sino mi fascinación por este personaje un poco loco un poco demasiado cuerdo del que todos deberíamos tener aunque sea una cuota en nuestra vida. Tiene un poco de tantos personajes y personas que conozco que no sabría como empezar a describirlo, aunque un obligado es el personaje de Robin Williams en La Sociedad de los Poetas Muertos: Paco también quiere que cada uno camine de su propia manera, saliéndose de lo establecido con esas estúpidas reglas que la sociedad impone para que salgamos de una especie de molde. Es un rebelde, pero a la vez sus valores éticos y morales dirigen sus actos de un modo correcto; no ve blancos o negros, sino que su sistema de escala de grises muestra que todo tiene matices más allá de lo que podemos explicar. Educa a Sebastián respondiendo sus preguntas de un modo poco convencional: con un libro, una canción, demostrando que en el arte hay respuestas para todo.
El final me hizo tan feliz. Es uno de esos libros que, como Persona Normal, entra una vez en tu vida y no se va más, se queda con uno, ayudándolo a crecer y a sanar en muchos sentidos. Me hizo reír, llorar, y emocionarme de formas que no puedo explicar con una sola sensación. Es magia, magia pura, magia de la buena, de la que ojalá todos tengamos un poco en nuestras lecturas. Benito es un autor increíble, al que si todavía no descubrieron, espero lo hagan pronto. Les va a hacer bien en su vida, lo prometo.

Frases preferidas

  • Hay tantas maneras de contar el amor como cabezas que lo piensan. 
  • Mandar poemas es heroico. Porque dejar por escrito lo que sientes es un acto de valentía absoluta.
  • Todos llamamos a nuestra madre cuando las cosas se ponen mal. Aunque mamá no esté por ningún lado.
  • Nadie puede experimentar en cabeza ajena. Pero la literatura brinda esa espectacular y única oportunidad.

Recomendado

Para todos. Dejá lo que estés haciendo y busca Persona Normal y Corazonadas en la librería. Atesorálos. Son especiales y únicos, tal como sus personajes.



1 comentario:

  1. Hola.
    Todavía no he leído nada del autor. Los libros que vi hasta ahora no me han llamado mucho la atencion.
    A este no lo conocía, así que esperaré un poco antes de decidir si comprarlo o no jaja. No le tengo muchas ganas (aunque me alegra a ti te haya gustado).
    Veremos.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar