Ultimas rese?as

sábado, 12 de julio de 2014

Bajo la Misma Estrella, de John Green

Lo leí hace unos meses, pero dejó una herida que aún sigue fresca en mi piel. Creo que es un libro muy bueno, aunque la cantidad de gente que lo leyó a comenzado a bastardizarlo un poco, a hacerlo un poco más mundano, ya que lo imponen como palabra suprema, ya sea en la propia biblioteca o como representante principal de lo que es la lectura para YA. No me malinterpreten, amo este libro y siempre lo recomiendo, incluso persigo a la gente para que lo lea, es uno de los libros que mas me gustan y todo, pero de ahí a creerlo que es el mejor libro del mundo... No, lo siento, pero no. Incluso dentro de los YA no es lo mejor, ya que decir esto sería desmerecer a autores tan increíbles como Cassandra Clare, Gayle Forman, Lauren Oliver, Suzanne Collins y la mismísima J.K. Rowling, quienes con su narrativa han mantenido en vilo a una gran parte del mundo, incluído lectores no YA, al igual que Green, por supuesto, pero ese es el punto. Green no crea algo que supere al resto, sino que complemente para ampliar la variedad que puede hallarse en libros. Puede gustarles lo que digo o los otros autores o no, pero, como decía un profesor mío, para formarte una opinión de algo tenías que leerlo, te gustara o no para poder opinar.


Sinopsis


A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes,  pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora. Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel -conocer a su escritor favorito-, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura  contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal  vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzle del que forman parte..



Opinión personal


Amé este libro, como dije más arriba. Fue una de esas lecturas que tenes que hacer un esfuerzo para no devorarlas en un día, porque no querés que termine. Sumamente llevadero, era difícil no sentirse cómodo con la escritura del autor. Sarcástico en momentos donde no se lo espera, pero no resulta agresivo, solo permite sobrellevar un poco un trago que de otra manera sería demasiado amargo. 
Me gusta mucho como escribe Green, tiene un estilo que te permite adentrarte en la historia y sentir empatía por los personajes que forman parte de ella. Te permite sentir ese dolor que demanda ser sentido, y reír para entender porque el dolor en definitiva es aceptable y tolerable.
Creo que es un libro para disfrutar. Creo que si todo el mundo dejara de obsesionarse sobre el final se daría cuenta que en definitiva no importa el final de la historia, como descubre la protagonista, sino nuestro final, nuestras decisiones, los caminos que tomamos con estas y los lugares a los que llegamos. Creo que todos se concentran mucho en la historia y no se dan cuenta que porque no tenga un final feliz convencional no quiere decir que no tenga un final, ya que lo tiene, es el que el autor quiso darle y es el que debemos aceptar, y apreciar, de todas formas, la reflexión final que nos pueda surgir de esas ultimas frases. Creo que ese es el punto, como sucede en otros libros de Green, donde el libro no termina con un gran moño rojo si no con un final que tiende a vivir en uno y a acompañarnos en el resto de nuestro camino.

Frases preferidas

Llegará un día en que todos nosotros estaremos muertos —dije—. Todos nosotros. Llegará un día en que no quedará un ser humano que recuerde que alguna vez existió alguien o que alguna vez nuestra especie hizo algo. No quedará nadie que recuerde a Aristóteles o a Cleopatra, por no hablar de vosotros. Todo lo que hemos hecho, construido, escrito, pensado y descubierto será olvidado, y todo esto —continué, señalando a mi alrededor— habrá existido para nada. Quizá ese día llegue pronto o quizá tarde millones de años, pero, aunque sobrevivamos al desmoronamiento del sol, no sobreviviremos para siempre.
Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el sol engullirá la única tierra que vamos a tener, y estoy enamorado de ti.
«A veces parece que el universo quiere que lo observen».No puedo hablar de nuestra historia de amor, así que hablaré de matemáticas. No soy matemática, pero de algo estoy segura: entre el 0 y el 1 hay infinitos números. Están el 0,1, el 0,12, el 0,112 y toda una infinita colección de otros números. Por supuesto, entre el 0 y el 2 también hay una serie de números infinita, pero mayor, y entre el 0 y un millón. Hay infinitos más grandes que otros. Nos lo enseñó un escritor que nos gustaba. En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y te doy las gracias.

Recomendado 

Si te gustan las historias que tratan de lectores, cualquier otro libro de John Green, o si te gustó La Ladrona de Libros. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario