Ultimas rese?as

viernes, 20 de enero de 2017

Dos chicos besándose, de David Levithan

¡Hola a todos! Luego de un par de días de inactividad por la fiaca pre y post cumpleaños (cumplí años el martes), vuelvo con la reseña de un libro tan especial que necesito hablar de el cuanto antes, y expresar todos los sentimientos mientras todavía están a flor de piel. Leí este libro por una especie de lectura conjunta que hice con Fran del blog Perdido entre los libros, por motivo de mi cumpleaños y porque habíamos dicho de leerlo juntos. Hasta que en un momento me adelanté y terminé el libro sola... Y ahora les traigo la reseña...

Título: Dos chicos besándose
Autor: David Levithan
Año de Publicación: 2013
Páginas: 265
Editorial: V&R Editoras
ISBN: 978-987-747-046-8
Sinopsis:  Harry y Craig tienen 17 años y están a punto de embarcarse en el beso más largo de la historia. No solo quieren romper el récord mundial, sino que también buscan generar conciencia en la sociedad, mostrarle que no hay nada de malo en que dos chicos se besen. Mientras los rodean las cámaras y una multitud, que los apoya tanto como los repudia, Harry y Craig logran llegar a las vidas de otros jóvenes que se encuentran lidiando con su sexualidad. Cada uno de ellos la transita de una manera distinta; algunos con aceptación y otros con tanto dolor que están al borde del abismo. Narrada por un coro de voces que representa a la generación que perdió la batalla contra el sida, Dos chicos besándose es una novela esperanzadora sobre la igualdad y la libertad. David Levithan nos muestra que la esencia del ser humano siempre es la misma, sin importar si nos gusta un chico o una chica.

Opinión personal

Llevo años escuchando maravillas de las palabras escritas por el señor Levithan. Pude comprobarlo por mi misma en el cuento con el que participó de Un regalo de mi gran amor, por lo que sólo me dieron más ganas de leer este libro. Lo había comprado casi a su salida, aumentando la deuda con el banco, pero lo necesitaba. Luego se lo regalé a Fran para su cumpleaños, pensando que el también llevaba años queriendo leerlo, y que sería ese tipo de libro que te emociona mucho y te ayuda a ver las cosas de un modo diferente. Nos esperó a ambos todos estos meses, hasta que el miércoles comenzó esta especie de lectura conjunta, que nos permite ir hablando entre nosotros sobre lo que vamos sintiendo (cosa que, les puedo asegurar, es de las mejores que les puede pasar). Creo que, y me adelanto a hablar quizás por Fran, quien no lo terminó aún, no existía forma de que algo nos hubiera preparado para lo que íbamos a encontrar en este libro. 
David Levithan es todo lo que dicen y más. Es grandioso, su elección de palabras es justa y sabe donde pegar. Diseña unos maravillosos dardos emocionales, que va lanzando lentamente, y que a cualquier persona con una mínima dosis de empatía le afectaran. Su selección de historias, tan reales y crudas a veces, sumada a su elección de unos narradores tan poderosos y presentes como ausentes logra una novela que no te permite escapar de sus páginas. Aún 10 horas después de haberla terminado, sigo pensando en ella, en las cosas que pasaron y las que no, en quienes vivieron y quienes no, y en quienes amaron y quienes no. He leído otras historias que narran hechos similares, sin embargo, siento que la magia de las palabras del autor la hace resaltar sobre todas las demás. 
Está compuesta por diversas historias, que se entrecruzan en cierta forma, ya sea en menor o mayor medida, o simple y sencillamente por los narradores, aquellos observadores que tienen sus propias historias en el pasado, ya que el futuro (el presente) les fue negado. Sobre estos narradores no puedo evitar pensar una y otra vez en la frase que leí en Los nombres prestados: "Esto les paso a todos o les paso a los judíos." No puedo dejar de pensar en que no fueron sólo los homosexuales quienes murieron de SIDA, no fue algo que "les pasó"/pasa a ellos, sino que nos pasó/pasa a todos, y que el simple hecho que la desgracia no nos afecte en carne y hueso no quiere decir que tengamos que mantenernos impasibles frente a ella. Todos, hombres y mujeres, tanto los heterosexuales como los homosexuales, bisexuales, trans e intergénero, tenemos que plantarle cara, enfrentarnos a la discriminación que sigue latente y presente, por los chicos que siguen muriendo, a quienes les roban el futuro como a quienes narraron esta historia. Probablemente sientan que me fui de tema al hablar de todo esto, pero creo que todo se reduce a que este libro me pareció sumamente movilizador, tanto emocionalmente como en bronca por las cosas que pasan y que nadie busca evitar, aunque sea desde su pequeño lugar, dando nuestro apoyo a quienes lo necesitan y decirles: esto va a pasar. Sos fuerte. No te dejes vencer. 
Al estar compuestas por diversas historias, hay también muchos personajes. Intentaré no nombrar a todos, o sino se cansarán de leer la reseña y saltarán a comentar algo porque sí. Primero, hablaré de los besadores, Harry, quien tiene la suerte de tener una familia que lo acompaña y lo acepta tal cual es, y Craig, a quien le sucede todo lo contrario, al punto que no puede hablar de su ser libremente con su familia. Esta situación es similar a lo que sucede entre Peter y Neil, quienes son una pareja hermosa, y de los cuales Neil me produce un especial afecto, en parte por encontrarse en una situación similar a la de Craig y en parte porque le planta cara a la situación. No puede menos que generarme admiración su fuerza. Por otro lado, la historia de Cooper me conmocionó, de la misma forma que la de Tariq, aunque por motivos totalmente diferentes. Con respecto a Ryan, me hubiera gustado llenar un poco más o de forma distintas algunos vacíos de su historia, y, por viciosa, me hubiera gustado leer mucho más de la historia de Avery. Personaje que no pude evitar amar aunque no tiene protagonismo: Tom, el profesor (y fue culpa de los narradores encariñarme tan rápido). 
El final no está escrito. Lo escribimos todos, a cada minuto. Este libro tiene muchas verdades (aunque las historias sean ficticias), por lo que no tiene, en mi opinión un final final (si, termina en un punto el libro y es sumamente emotivo, pero no lo veo como un final). A lo sumo, el fin de las páginas es un comienzo en la vida del lector: un comienzo a ver las cosas de otra manera, a luchar por el de al lado y no lavarse las manos porque no nos toca. Mi heterosexualidad no me hace menos persona ni menos empática con quien tengo al lado y no pasa un buen momento, sea por su orientación sexual o porque los demás no pueden asumir que su género difiere con su sexo. Nadie debería ser inmune con el sufrimiento ajeno. Y este libro, en todo caso, debería inspirarnos a. No dejen que el de al lado sufra: no pueden cambiar el mundo y todas las crueldades en él, pero pueden mejorar su mundo. 

Frases preferidas

  • Fue una deliciosa ironía: justo cuando ya no quisimos matarnos, comenzamos a morir. Justo cuando nos sentimos fuertes, la fuerza nos fue arrebatada. 
  • Amar es tan doloroso, ¿cómo se lo podríamos desear a alguien? Y el amor es tan esencial, ¿Cómo podríamos interponernos en su camino?
  • La duda es un riesgo aceptable para la felicidad.

Recomendado

Si te gustó Los nombres prestados o Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo.
Bonus track: Te recomiendo que antes o después de leer este libro mires Y la banda siguió tocando. Es una película maravillosa. 

2 comentarios:

  1. Leí las primeras páginas en inglés y me pareció que la prosa era estupenda, así que tengo la edición española ya en casa, esperando a ser leída en cualquier momento. Le tengo muchas ganas, tanto por la temática, que me parece necesaria e interesante, como por la forma de escribir.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Luluz! Todo bien?
    Estoy más que contento por haber compartido esta experiencia con vos... Y más con este libro que es sumamente profundo. Acabo de terminar de redactar mi reseña y sigo procesando el libro a pesar de haber descargado todas mis emociones. Realmente espero leer más títulos de David Levithan porque siento que no me va a decepcionar... Por el momento me tendré que conformar con leer su historia en My true love gave to me, no?
    Es totalmente cierto lo que decís sobre los dardos emocionales. Posta... parecía que alguien me estaba vigilando y estaba esperando el momento justo para hacerme pasar de la felicidad a la tristeza, de la tranquilidad a la ansiedad. Fue algo bastante intenso... Tuve que releer páginas por las lagrimas que derramé. Fue algo... asombroso. La prosa del autor ya de por sí es magnífica, cómo no sentirse así?
    Los narradores de la historia fueron un agregado muy peculiar y muy interesante también. Al principio no terminaba de captar quien narraba, pero luego cuando supe, les tomé cariño por todo lo que decían. Usé un montón de post its para marcar consejos, frases... cosas con las que me identifiqué. Aunque también marqué algunos diálogos dignos de rememorar en algún momento (?
    Los personajes son fantásticos... No tengo nada que decir de ninguno de los protagonistas. Ryan y Avery me re gustaron, y fueron de los que realmente necesitaba leer más jajaja Y bueno... odié a la familia de Craig, qué queres que te diga? Tengo una impotencia que no te puedo explicarr
    El final... ay, sin palabras. El libro en sí me dejó sin palabras. No sé de que manera agradecerte lo perfecto que fue tu regalo. Really... Le tengo un cariño especial por eso
    Te mando un abrazo! Cuál será nuestra próxima lectura? hmm

    ResponderEliminar